Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Flores comestibles

Publicado en por catalpas centro de jardinería

viola cornutaLas flores pueden llenar todos nuestros sentidos, al trabajar con ellas, por sus formas, colores, olores y sabores.

 

Vamos a tratar este último sentido del gusto a través de la gastronomía floral.

 

Hay más de 250 especies de flores comestibles en el mundo y casi todas las culturas han utilizado algún ingrediente de este tipo en su cocina. Desde los chinos, aficionados al té con flores, pasando por la flor de loto, madreselvas y azucenas, entre otras, que utilizan los hindues, indonesios, etc hasta el mundo occidental, en el que las flores comestibles más utilizadas son las procedentes de verduras: alcachofas, coles, brocoli, calabacín, etc.

 

Las flores comestibles más usuales son: claveles, caléndulas, pensamientos, capuchinas, margaritas, geranios aromáticos, rosas, violetas, prímulas, orquideas, fucsias, begonias, amapolas, crisantemos, gladiolos y salvia entre otras.

  

Para utilizar flores en nuestros platos serán recogidas de la planta, siempre que no la hayamos tratado con productos fitosanitarios, en cuyo caso para consumirlas, debemos esperar 20 días o lo que nos marque el fabricante del producto. Nunca utilizaremos flor cortada que se vende para ramo o jarrón ya que se añaden productos al agua para alargar su duración. La otra opción es comprar flores que se venden para el consumo.

 

Os presentamos algunos de los sabores y usos más comunes:

 

 

 

Calabacin - Flor comestible

Flores de Calabacín

Sabor delicado y dulzón. Se utilizan como relleno de raviolis y croquetas en la cocina italiana; en tortitas, burritos y sopas en México; rellenas fritas, al horno y en ensaladas crudas en España.

Rosa - Flor comestible

Rosas

Con ellas se preparan dulces, tartas, ensaladas de frutas y se utilizan como ingrediente en salsas de mariscos, como adorno de ensaladas y múltiples platos, según la creatividad de l'artista del fogón.

Calendula - Flor comestible

Caléndulas

Sabor algo amargo. Se emplean junto con las hojas para aromatizar bebidas. En Rusia, tomadas con una infusión, sirven para calmar las inflamaciones.

Capuchinas - Flor comestible

Capuchinas

Planta de sabor picante. Además de las flores, también se aprovechan las hojas y los botones. Se consumen en ensaladas, donde combinan bien con el perejil y el cilantro.

Violetas - Flor comestible

Violetas

En la antigua Grecia era símbolo de fertilidad. Se emplea como infusión digestiva, pero en la cocina se aprovecha como elemento decorativo e ingrediente de suave sabor en postres, ensaladas y como relleno para tortillas. Se pueden comer frescas, secas y confitadas. Las hojas, crudas o cocidas, pueden usarse para espesar sopas

Geranios - Flor comestible

Geranios

Aportan diferentes fragancias a tortas y pasteles: la Pelargonium graveolens (rosa), Pelargonium crispum (limón), Pelargonium odoratissimum (manzana), y Pelargonium tomentosum (menta). Se deben utilizar siempre las flores más frescas ya que pierden rápidamente su aroma.

 

Etiquetado en LAS FLORES

Compartir este post

Repost 0

La orquidea - planta del mes de junio

Publicado en por catalpas centro de jardineria


Textos en PDF            

Elegante

 

El regalo perfecto

 

Hermosa

  La conectividad

Orquídea (phalaenopsis)

 

La Phalaenopsis, además de elegante,  es el regalo perfecto

Se ve como una hermosa mariposa volando, eso explica su nombre, traducido del griego. Las Phalaenopsis tienen flores de colores en forma de alas de mariposa y es una de las plantas más populares para regalar. No es de extrañar, esta orquídea es vista como un regalo muy personal que representa la amistad y la solidaridad, por esa razón es la elegida para el mes de junio.

 

En realidad, las Phalaenopsis son un regalo ideal, una planta de flores hermosas, de fácil cuidado y que florece varias veces. El número de variantes en cuanto a forma de la flor y el color han sido innumerables, con lo que puede encontrar aquella que mejor se adapte a su gusto personal y estilo, o al de la persona a la que se la desea regalar. Simbólicamente, esta flor, representa la conectividad, la feminidad, la autoestima y la cooperación.


Una compañera de casa con estilo

Esta planta fue descubierta hace unos 400 años, a través de la exploración de las selvas tropicales de Asia, y traída a Europa Occidental. Desde entonces, simboliza la feminidad, la cooperación, el afecto, el compromiso, la elegancia y la dignidad. Así que, tener una Phalaenopsis no es solo obtener un buen amigo, sino también una compañera elegante, con la que compartir el espacio

.

Alegría

Las Orquídeas son una opción rápida y acertada a la hora de hacer un regalo, sin duda alguna, no decepcionará. Los estudios han revelado que, el agraciado que ha recibido una orquídea, se acuerda mucho más de la persona que se la ha regalado, con solo ver la planta, que si le hubiera regalado otro objeto. Cuando se regala una planta con flores, la sensación y los sentimientos que evocan son aún mayores. Con este acto se trasmite también, a pesar de la distancia, algo de felicidad.

 

Cuidados

Las Phalaenopsis gozan de un mayor crecimiento y floración cuando la temperatura ambiente oscila sobre los 20º C. Es aconsejable ubicarla cerca de la ventana pero sin sol directo. Las Phalaenopsis necesitan poca agua, regarlas una vez a la semana será suficiente, además de añadirle algo de sustrato especial para orquídeas de vez en cuando, lo que asegurará una buena floración, pero hay que evitar el ambiente seco, en ese caso, hay que pulverizarlas con agua blanda. A todas las plantas, y en especial a las Phalaenopsis, no les gustan los ambientes cargados, por eso es importante airear el lugar a diario pero sin perder la humedad que tanto necesitan. Los tallos pueden llegar a florecer cada dos o tres meses, pero cuando las nuevas flores sean cada vez más pequeñas podremos podar los tallos, la parte que se haya secado, y con esto conseguirá que la planta se fortalezca. Si aún así la planta no floreciera, entonces puede colocarla durante los meses de otoño en una estancia fría, a 15º C y con poca agua, para luego pasarla a un ambiente más cálido y conseguir así el renacer de la Phalaenopsis con nuevos brotes.

Etiquetado en LAS PLANTAS

Compartir este post

Repost 0