Poda de frutales

Publicado en por catalpas centro de jardinería

 

 

manzano-1.jpg

 

 

 

El objetivo fundamental de  la poda es guiar el crecimiento y darle mayor vigor al árbol, con orientación selectiva de algunas partes.

 

Una poda correcta estimula la floración y la aparición de los frutos. Hay que evitar los ramajes demasiado densos, ya que impide la entrada de luz de manera uniforme.

 

Deberemos adaptar el árbol a formas y volúmenes determinados para practicar la poda con facilidad y poder efectuar la aplicación de productos y la recogida de fruta sin obstáculos.

 

Los árboles adultos son más fructíferos como consecuencia de haber practicado una fuerte poda desde un principio.

 

 

 

148350 129945697063245 127632943961187 179494 1301385 n

     

Según la edad, forma de cultivo y época, se practican varios sistemas de poda:

  • La poda de formación se emplea para configurar la estructura desde la misma plantación durante los cortes sucesivos practicados en los dos o tres primeros años (ver dibujo 1). La poda de formación en espaldera facilita la recolección y el aumento de producción (ver dibujo 2).

 

  • La poda de producción, a partir del tercer año, consiste en la supresión armónica y gradual del ramaje excesivo, frenando las exageradas expansiones y corrigiendo la falta de equilibrio (ver dibujos 3 y 4). Hay que eliminar las ramas frágiles, delgadas y, por supuesto, las muertas para que no se extienda la desecación a otras partes.

 

  • La poda verde o de verano se inicia al comenzar el verano y se prolonga hasta poco antes de la caida de la hoja. Esta es únicamente un complemnto de la de invierno y nunca se corta la vegetación vieja y los cortes se hacen a un centimetro por encima de las yemas. Consiste en el despunte, eliminación de pimpollos, supresión de ramas y aclareo del fruto con el fin de evitar la producción excesiva, ya que hace que las reservas del árbol sean insuficientes para alimentarlo, reduciendo el tamaño, calidad y colorido del fruto, así como un retraso en la maduración, entre otros efectos. En la labor de aclareo eliminaremos los enfermos, defectuosos, pequeños o atacados por insectos o parásitos, los muy juntos y los situados en posiciones poco favorables a recibir la radiacción solar.

 

peral-conferencia.jpg

Peral con exceso de carga

 

 

En cuanto al corte es preciso utilizar herramientas con cortes limpios, firmes y en el lugar apropiado. Las ramas deben podarse en su base, pero unos centímetros por encima de la unión con otra rama, así no se interrumpe ni se desperdicia el flujo de la savia que sube por el tronco.  

 

Los cortes deben de cicatrizar correctamente, la poda puede ser una puerta abierta a todo tipo de parásitos y agentes patógenos. Para evitar eso, se deben usar productos cicatrizantes, especialmente en los árboles o plantas más jovenes, en los que hay que cubrir hasta las heridas más pequeñas.

 

 

 

 

 

 

CATALPAS

 

Etiquetado en EL HUERTO

Comentar este post